Es la colección más reciente del jardín botánico. En ella se aprecian especies del semidesierto mexicano, representado por los estados del noroeste (Sinaloa, Sonora y Baja California). La mayoría de plantas han tenido un proceso complejo de adaptación, destacando las plantas suculentas que almacenan gran cantidad de agua en los tallos jugosos para evitar su deshidratación ante los días de calor extremo.

Las precipitaciones en estas regiones son muy bajas, sin embargo existe una gran riqueza de especies, destacando las familias: cactácea, fabaceae, aspargaceae, euphorbiaceae y agavaceae.

México ocupa los primeros lugares en riqueza de especies de cactus a nivel mundial, esto se debe a los microecosistemas que favorecen la aparición de especies endémicas.

Biznaga

X

Biznaga

Ferocactus herrerae

Es un cactus de porte globular de color verde medio, con 7 a 9 espinas centrales y al menos 1 plana y más larga, las radiales con aspecto de cerdas, en estado adulto normalmente tiene alrededor de 13 costillas. Cuando ha alcanzado edad suficiente produce abundantes flores de color amarillo entre primavera y verano.

Este cactus crece en forma globular hasta alcanzar su tamaño máximo, y a partir de entonces crece en altura, algunos ejemplares pueden llegar a medir en estado adulto unos 50 cm. de diámetro y unos 2 m de alto.

Pitahayo

x

Pitahayo

Stenocereus thurberi

Llamado también pitayo o hecho, es una planta de la misma familia que el cardón y otros cactus; se caracteriza por ser productor de frutos conocidos como pitahayas o pitayas. Esta especie, en algún momento de la época prehispánica fue alimento para la cultura indígena del norte de México y la fauna regional.

Sina

x

Sina

Stenocereus alamosensis

También conocida como pitahaya redonda, se distribuye en toda la zona costera, desde Sonora hasta la parte baja de Sinaloa, por ello es la planta representativa de nuestro estado, cuyo nombre significa “lugar de sinas”. De tronco cilíndrico y corto, ramifica con brazos más largos en relación con el principal; las ramificaciones entre más largas, pesadas y flácidas se arquean hasta tocar el suelo, característica por la cual algunos le adjudican el nombre de pulpo, porque sus brazos ondulantes semejan tentáculos. Posee un color verde obscuro, pero cuando crece en lugares secos y salitrosos adopta tonalidades rojizas. Normalmente tiene 5 costillas y posee de 11 a 18 espinas en la areola, lo que protege tanto a la planta como a otros organismos que viven en ella. Sus flores, de color rojo escarlata y en forma de trompetillas, frecuentemente son polinizadas por colibríes y mariposas. De noche, algunos murciélagos nectívoros con lenguas especializadas obtienen el vital líquido de la parte basal de su flor. En su maduración, el azúcar de su fruto puede llegar a provocar un ligero aroma percibido por los mamíferos y consumido por las aves semilleras que aprenden a comer del mismo sin riesgo a espinarse. En la actualidad existe una cultura de jardinería que coloca a estos individuos como organismos cotizados en el mercado de los coleccionistas de cactus.

Cardón de Forma Crestada

x

Cardón de Forma Crestada

Pachycereus pecten-aboriginum “Cristata”

Cardón, hecho u órgano es el nombre regional de este cactus. Esta planta es tradicional en la historia natural y cultural de los pueblos indígenas de la región. Las mujeres acostumbraban a usar sus frutos para cepillarse el cabello y acomodarlo. Por lo que su nombre científico significa “peine de aborigen”.

Regresar Arriba